Chile es anfitrión de la Conferencia Mundial sobre Turismo Enológico

Vinos

En su cuarta edición, el encuentro internacional tuvo al valle de Colchagua como la capital de este segmento, donde se reunieron más de 300 actores vinculados a la industria del vino de los cinco continentes.

Entre el 4 y el 6 de diciembre pasado, Chile fue el epicentro del enoturismo gracias la realización de la Conferencia Mundial sobre Turismo Enológico, evento que en su cuarta edición posicionó al valle de Colchagua ante los ojos del mundo del vino.

Esta cumbre reunió a los principales expertos de enoturismo a nivel internacional que, por su experiencia y conocimiento, expusieron sobre tendencias, casos de éxito y buenas prácticas para desarrollar de mejor manera el enoturismo.

Para Chile, el evento establecido por la Organización Mundial del Turismo (OMT) fue una oportunidad que buscó capitalizar el interés que tiene esta experiencia entre los visitantes que llegan al país: durante el último año, más de 550.000 turistas declararon venir motivados por las actividades turísticas relacionadas al vino. De este dato se desprende que el gasto total asciende a la suma de US$1.200 por persona. Para este año, se espera que lleguen sobre 642.000 enoturistas.

Es por eso que acoger por primera vez este encuentro posiciona a Chile como un destino de primer nivel para la práctica del enoturismo, hecho que permite, a su vez, dar cuenta de los atributos de este y otros valles productores, para que los viajeros amantes del vino visiten las distintas regiones de Chile e impulsen de este modo las economías locales.

Uno de los principales promotores de este tipo de experiencias es Zurab Pololikashvili, secretario general de la Organización Mundial del Turismo, quien llegó a nuestro país para ser parte de esta nueva versión de la conferencia. Pololikashvili señaló que “el enoturismo crea empleo y oportunidades de emprendimiento. Logra implicar todas las áreas de la economía regional mediante sus vínculos con la artesanía, el entorno natural, la gastronomía y el agroturismo. Allí reside su gran potencial para generar oportunidades de desarrollo en destinos remotos”.

Y en la línea de la cercanía con las raíces y las tradiciones, el representante de la OMT anunció que el lema del Día Mundial del Turismo de 2020 será ‘Turismo y desarrollo rural’. Para él, Chile es precisamente un ejemplo de cómo aprovechar lo mejor del turismo apoyando el desarrollo rural, la conservación de la naturaleza y las pequeñas empresas. “Nos encontramos en una zona rural que sirve de ejemplo para este lema, aquí encontramos la unión perfecta de la cultura, el vino y las tradiciones rurales, todas conjugadas para impulsar el desarrollo”, sostuvo.

Por otra parte, el impulso a la economía y la apertura a más fuentes laborales son uno de los tantos sellos de este sector. En tiempos de crisis es cuando la industria turística ha demostrado una capacidad de reinvención. Al respecto, el ministro de Economía, Fomento y Turismo, Lucas Palacios, manifestó que esto es “gracias al propio empuje de las viñas que se desafían a ir cada vez más lejos, ampliando sus horizontes más allá de la producción y la venta de vino, pero también es gracias a que, como Estado, hemos implementado una política pública que fomenta el desarrollo turístico sustentable, donde tenemos un tremendo potencial”.

El ministro destacó, además, que “si estamos hablando de este tipo de turismo, es porque nuestros vinos hoy llegan a más de 150 países del mundo con la marca y el sello Chile. El vino es uno de nuestros principales embajadores: somos el cuarto exportador a nivel mundial y, al menos, una cuarta parte de los turistas extranjeros realiza actividades de enoturismo en nuestro país”.

En tanto, la subsecretaria de Turismo, Mónica Zalaquett, dijo que “esta es una oportunidad no solo para volver a mostrar la variada oferta de vinos de primera calidad que tenemos y que hoy en día se exportan y están en las mesas de millones de personas en el mundo, sino también de mostrar nuestro territorio. Hoy son más de cien viñas abiertas al enoturismo y este congreso de trata de eso. Se van a transferir conocimientos, compartir experiencias, propiciar diálogos y entregar herramientas, para que mejoremos esa oferta enoturística”.